Crisis Social en Chile: Consejos para sobrevivirla desde la organización

por José Guerra
Lectura de 4 min.

Lo que en Chile comenzó como la evasión de pagar el ticket de metro motivado por un aumento del precio del transporte, se ha convertido rápidamente en un estallido social. Durante más de un mes, desde el 18 de octubre de 2019, miles de personas han marchado por las calles de las principales ciudades del país pidiendo mejores condiciones de vida y de trabajo, salarios más justos, mejoras en el sistema pensionario y de salud pública, mayor acceso a la educación superior, entre muchas otras. 

En varias ocasiones, la movilización se ha tornado riesgosa y muchas organizaciones y negocios se han visto en la obligación de flexibilizar sus horarios de trabajo, permitir el trabajo remoto o, incluso, cerrar sus puertas momentáneamente. 

Como consecuencia, los procesos de comunicación interna de las organizaciones se han puesto a prueba en medio de esta crisis. En una encuesta publicada por el Diario Financiero, más de 63% de los encuestados indicó que la comunicación de parte de sus empleadores ha sido unidireccional y limitada a cómo funcionará la operación. 

Los líderes de Recursos Humanos se han visto en la necesidad de mitigar el impacto de la crisis de la mejor manera posible. Por parte de las autoridades chilenas, han tomado medidas que buscan mejorar las condiciones laborales: recientemente, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley que reduce la jornada laboral de 45 a 40 horas semanales

Sin embargo, las áreas de Recursos Humanos tienen la oportunidad de aprovechar los desafíos de la crisis social para generar un impacto positivo en el interior de las organizaciones. Por ejemplo, una de las grandes discusiones que ha salido en la palestra pública es el Desafío 10x. Una forma de complementar esta iniciativa puede ser mejorar los beneficios para los colaboradores a un bajo costo con una red de beneficios subsidiados en gimnasios, restaurantes, spas, entre otros. De esta forma, se mejora el paquete de compensación con beneficios adaptados a las necesidades de los trabajadores. 

Por otro lado, es posible apoyarse en la tecnología para llevar a cabo mejoras en la comunicación interna y así amplificar el alcance de las iniciativas. Vivimos en una era donde comunicarse solo por email no es suficiente, especialmente en situaciones de contingencia. Amplificar la novedades de la empresa a través de redes sociales corporativas internas -con notificaciones instantáneas y que permitan a los colaboradores estar conectados desde cualquier lugar-, facilitará el flujo de la comunicación en situaciones atípicas. 

Asimismo, contar con una red corporativa de comunicación interna también permite dinamizar la creación de contenido. Aunque exista el miedo de politizar la discusión, esta solución le permitirá a la organización fomentar espacios privados donde los colaboradores puedan conversar sobre sus necesidades particulares para movilizarse o trabajar en medio de la crisis social. 

Por último, digitalizar programas de reconocimientos, automatizar la entrega de beneficios y permitir la conexión remota desde el móvil, permitirá a la organización seguir potenciando el sentido de pertenencia, incluso cuando no todos se encuentren en el mismo lugar. 

Nueva llamada a la acción

 

José Guerra
Escrito por José Guerra

Chief Marketing Officer, GOintegro

Nueva llamada a la acción

SUSCRÍBETE PARA RECIBIR CONTENIDO EXCLUSIVO DE NUESTRO BLOG