[Actualizado] Trabajo remoto y el coronavirus: ¿qué podemos aprender con esto?

por José Guerra
Lectura de 7 min.

Con el avance del coronavirus en todo el mundo y la recomendación para que las personas de las regiones más afectadas permanezcan en sus casas, el país asiático podrá vivir el más grande experimento de trabajo remoto del mundo.

Terminado el período de vacaciones debido al Año Nuevo Lunar, las empresas necesitan encontrar alternativas para seguir operando de cara a un escenario extremadamente complejo. El trabajo remoto, por lo tanto, ha sido la principal estrategia adoptada. 

Ya que los viajes a China son inviables en esos momentos y la gente no puede estar en la oficina, el uso de herramientas online para videoconferencia se ha incrementado de manera significativa desde que empezó la crisis del coronavirus. Uno de los recursos más conocidos es Zoom que, además de observar un aumento importante en el valor de sus acciones, ha reportado récords de utilización día tras día

Es evidente que se trata de una crisis de escala global y que, lamentablemente, aún no se sabe qué proporción podría alcanzar si no se logra frenar la proliferación del virus lo antes posible. De todas formas, esa es también una oportunidad para que las empresas todavía escépticas respecto al modelo de trabajo home office puedan probarlo; y para las compañías que ya lo adoptan, es la posibilidad de extenderlo a más colaboradores o ampliar las horas de trabajo desde la casa.

Ya sea motivado por una situación crítica o no, te dejamos algunas recomendaciones para que el trabajo remoto pueda ser exitoso en tu organización y fortalezca el employee experience:

  1. Alinear y comunicar expectativas
    La convivencia diaria ayuda el colaborador a entender y a interpretar las actitudes de su líder, en la medida en que le da un contexto sobre las expectativas que tiene acerca de su trabajo. 

    Al no tener el colaborador presente todos los días en la oficina, el líder debe tener la capacidad de transmitirle de manera bastante clara cuáles son sus metas, en qué actividades debe estar involucrado y qué es lo que se espera de su trabajo. 

    Por lo tanto, la comunicación es clave en un proceso de liderazgo a distancia y la práctica constante del feedback es determinante para que el colaborador se sienta apoyado.

  2. Promover cercanía
    Aunque esté físicamente lejos, un colaborador en home office puede - y debe - sentirse cercano no solo a su líder, sino que también a su equipo de trabajo. ¿Cómo lograrlo? La tecnología es una aliada en ese sentido. Además de las videoconferencias para reuniones, como ya mencionamos, herramientas como las redes sociales internas, en que los colaboradores pueden subir contenidos e interactuar con sus compañeros, fortalecen los vínculos entre ellos, además de potenciar la cultura organizacional. 

    Para que no todo esté siempre en lo virtual, es recomendable reunir todo el equipo ocasionalmente, en la oficina u otro lugar, de manera que puedan compartir e integrarse aún más.  

  3.   Desarrollar y dar visibilidad al talento
    Acompañar de manera efectiva a un colaborador remoto y conocer sus puntos fuertes y debilidades, sus habilidades e intereses profesionales va a requerir del líder tiempo, método y disciplina para desarrollar ese talento a distancia. Establecer reuniones 1:1 periódicas y conversaciones de carrera ocasionales son estrategias sencillas, pero valiosas. Es importante también lanzar mano de herramientas como assessments y evaluaciones por competencias. 

    El camino para promover el desarrollo puede pasar también por darle más responsabilidad al colaborador y propiciar situaciones en las que pueda exponerse dentro y fuera de la compañía: presentar un proyecto al directorio, conducir una reunión con un cliente, dictar una charla en un evento, son algunos ejemplos. Pese a que trabaje de manera remota, el colaborador no puede sentirse aislado o “invisible”.

  4. Promover el engagement

    El trabajo remoto está dejando de ser considerado un beneficio especial para convertirse en una expectativa o hasta un requerimiento de los colaboradores. De acuerdo a un estudio publicado por Owl Labs, 71% de los encuestados indican que la posibilidad de trabajar de forma remota los haría más propensos a elegir un empleador sobre otro en su próximo trabajo. Otro dato interesante revela que más de la mitad de los trabajadores que actualmente trabajan exclusivamente en oficina desean comenzar a trabajar de forma remota.

    Esa flexibilidad en el trabajo impacta directamente el compromiso de los colaboradores. Según Gallup, el mejor nivel de engagement se observa entre los empleados que pasan del 60% al 80% de su tiempo trabajando remotamente, lo que representa de tres a cuatro días en una semana laboral de cinco días. 

    Al tener la posibilidad de trabajar desde su casa, los colaboradores sienten que pueden mejorar su calidad de vida, ya que el tiempo que antes se gastaba con desplazamientos puede ser mejor utilizado para dormir más, hacer ejercicios, estar con la familia, etc.

    El trabajo remoto es una realidad cada vez más presente en empresas de distintos tamaños  y sectores, muy valorada por colaboradores y comprobadamente efectiva en materia de productividad y engagement. A pesar de ser la única alternativa viable frente a momentos de crisis que impiden que la gente se reúna, lo ideal es que las empresas lo adopten de manera genuina, de forma a hacer del trabajo remoto un importante aliado para fortalecer su marca empleadora y potenciar la experiencia de sus colaboradores. 

New Call-to-action
José Guerra
Escrito por José Guerra

Chief Sales & Marketing Officer, GOintegro

GOconnect Now
Nueva llamada a la acción

SUSCRÍBETE PARA RECIBIR CONTENIDO EXCLUSIVO DE NUESTRO BLOG